Beneficios para nuestro organismo y consejos de uso

Todos queremos estar más delgados y tener una figura mejor. Aquellos de nosotros/as que tenemos o hemos tenido unos kilos de más sabemos perfectamente lo dura que puede llegar a ser la lucha contra la báscula y lo frustrante que es el no obtener los resultados deseados. Aunque por sí misma no es milagrosa (ningún suplemento alimenticio lo es), existen ciertos beneficios de la cetona de frambuesa descubiertos recientemente que conviene conocer antes de decidir si queremos empezar a tomarla para ayudarnos en nuestra batalla contra los michelines. Recuerda que puedes pedir hoy mismo la cetona de frambuesa en tiendas online (ver enlace).

La cetona de frambuesa es un compuesto fenólico natural que se utiliza desde hace tiempo en perfumería, cosmética e incluso en la industria alimenticia como principio sápido-aromático. Es uno de los aditivos naturales más caros que existen, pudiendo alcanzar en el mercado cifras de 15.000€ por kilo. Sin embargo, la producida sintéticamente es mucho más asequible y por lo tanto hablaremos casi exclusivamente de esta variante.

Efectos en nuestro organismo

Actualmente está muy de moda en Estados Unidos como suplemento alimenticio para ayudar en las dietas de adelgazamiento. Pero es que además tiene una serie de propiedades beneficiosas tales como:

– Activa y acelera el metabolismo.
– Inhibe el apetito.
– Tiene una acción termogénica en el organismo que contribuye a la quema de grasas.
– Incrementa la elasticidad de la piel.
– Contiene antioxidantes.

¿Cómo ayuda al control del peso?

beneficios de la cetona de frambuesaLa acción termogénica de la cetona de frambuesa (mediante la segregación de la hormona noradrenalina) juega un papel muy importante en su acción adelgazante. La termogénesis es la capacidad de generar calor en el organismo debido a reacciones metabólicas. De este modo, la simple ingesta del compuesto produce un incremento de la temperatura corporal. Un aumento de temperatura está asociado con un mayor consumo energético por parte del organismo. Es decir, el metabolismo se acelera y el cuerpo necesita más energía, lo que acelera la quema de grasas.

Por otra parte, activa la enzima lipasa. Esta enzima también interviene en la aceleración del metabolismo y en la quema de grasas de reserva.

Por último, aumenta los niveles de la hormona adiponectina. Esta hormona la segregan las células del tejido adiposo de nuestro cuerpo y se encarga de controlar la cantidad de azúcares y grasas metabolizadas por las células.

La combinación de estos tres factores contribuye a que la cetona de frambuesa sea uno de los suplementos alimenticios que hace efecto más rápidamente. Tomar una o dos pastillas diarias con un vaso de agua, procurar mantener una dieta saludable y hacer un mínimo de actividad física puede producir resultados apreciables en tan solo dos semanas.

En cualquier caso ten siempre en cuenta esto: ten unos hábitos de vida saludables. La cetona de frambuesa funciona únicamente combinada con una dieta equilibrada, nada de estrés, ejercicio moderado y una cantidad adecuada de horas de sueño.

Un consejo: uso como antioxidante y para prevenir enfermedades del hígado

Las frambuesas son conocidas desde hace mucho por sus propiedades antioxidantes, que son unas sustancias que utiliza el cuerpo para protegerse contra las enfermedades y reparar el daño celular. También nos protege contra la acumulación de plaquetas en las paredes arteriales y contra la enfermedad de hígado graso no alcohólico que supone un factor de riesgo para contraer cancer de hígado.

Si te ha gustado este artículo, te agradezco mucho si me das un "+1" en Google Plus, un "Me gusta" en Facebook o un "Tweet". No te cuesta nada y de esta forma me ayudas para que pueda mantener el blog actualizado. ¡¡Muchas gracias!!